Volver a página principal     Volver a Documentos y notas

 

Pese a su dureza, Alemania es más dependiente de la eurozona de lo que parece


La eurozona no sufre por una crisis fiscal, sino por una burbuja de créditos privados


La disciplina fiscal que reclama Merkel es un reflejo de las recetas que usa puertas adentro. Pero si el euro se recupera demasiado, Alemania perdería competitividad


MARTIN WOLF Buenos Aires

http://www.cronista.com/notas/257646-la-eurozona-no-sufre-una-crisis-fiscal-sino-una-burbuja-creditos-privados-

Alemania determinará la prosperidad futura de la zona del euro. Es el poder central de Europa, desde el punto de vista geográfico, político y económico. Francia lo sabe. La pregunta es cómo usará Alemania su poder. La respuesta depende no sólo de cómo ve sus intereses, sino de cómo entiende los eventos. Me preocupa mucho más esto último que lo primero.

Mi colega Wolfgang Münchau ha definido los objetivos del gobierno alemán como de “responsabilidad limitada”: hacer lo suficiente para mantener a flote a la zona del euro, reduciendo al mínimo la exposición de los contribuyentes alemanes. Esta postura no es indiscutible, incluso en Alemania. El artículo de Frank-Walter Steinmeier y Peer Steinbrück, ministros alemanes de Asuntos Exteriores y de Hacienda entre 2005 y 2009, en el Financial Times del 15 de diciembre lo demuestra. Proponen una combinación de “quita” para los tenedores de deuda, garantías de deuda para los países estables y la introducción limitada de bonos europeos, acompañados por políticas fiscales mejor alineadas.

Pero Angela Merkel, canciller de hierro de Alemania, rechaza las garantías o bonos europeos. Su propuesta es más disciplina fiscal, junto con financiamiento de emergencia limitado, a altas tasas de interés, con los países deficitarios obligados a hacer un ajuste rápido y brutal.

La posición dominante de Alemania no es sólo el resultado de su dimensión económica. Es más bien por que es la nación acreedora más grande con el mejor crédito soberano. Cuando los países con déficit externos agotan los proveedores extranjeros de crédito privado, se hacen dependientes de soberanos extranjeros. Eso está sucediendo en la zona del euro. El poder de los acreedores es simple: sin su apoyo, los países deficitarios caerán en default. El consiguiente colapso del crédito impondrá, a su vez, rápidos recortes en el gasto y una enorme recesión. Esta recesión, a su vez, hará las finanzas públicas aún más inmanejables. La espiral descendente también impondrá costos a las naciones con superávit, ya que deben depreciar sus bienes y perder mercados de exportación. Pero su situación les permite, en cambio, ampliar la demanda interna. En crisis, los mercantilistas se imponen.

En su decisión, Alemania primero tiene que determinar sus propios intereses. Estos son más que estrictamente financieros. El abrazo a sus vecinos, dentro de la Unión Europea, ha sido un pilar de la política alemana de posguerra por motivos excelentes: aislada, Alemania resultó ser una calamidad para sus vecinos y para sí misma. Más aún, un marco alemán renacido tendría alto valor, con un impacto devastador sobre la competitividad de las exportaciones de Alemania. Por ambas razones, mantener la eurozona es de interés para Alemania, siempre que el euro siga siendo una moneda estable, en términos de poder adquisitivo interno, como seguramente será.

La cuestión, entonces no es si preservar la eurozona, sino cómo. El requisito fundamental es entender bien lo que salió mal. No ha sido, como dicen, un fracaso fiscal, excepto en Grecia.

Un excelente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo señala el punto. Los países con débil demanda interna y sectores externos competitivos generaron excedentes de ahorro. Desafortunadamente, dadas las bajas tasas de interés nominales en la eurozona y sus fuertes economías, los países deficitarios tuvieron tasas de interés reales muy bajas. Las consiguientes burbujas de precios de activos fueron infladas por los préstamos del exterior: fue el endeudamiento privado el que enloqueció.

El gobierno alemán sin duda tiene la intención de hacer lo que sea necesario para mantener la eurozona unida. Si fracasa, puede despertar y darse cuenta que ha perdido la zona del euro, en un segundo de distracción.

 

Argentina: entre aniversarios y ocupaciones

14 de Diciembre 2010 - por Rosendo Fraga

Cristina Kirchner cumplió tres años de gobierno con una expectativa similar a la que tenía entonces. Tres años atrás la cuestión era si ella podría generar un estilo propio con cierta independencia de su esposo y ex presidente, Néstor Kirchner. La respuesta fue que no. Rápidamente se puso en evidencia que él seguía ejerciendo el poder y tomando las grandes decisiones políticas. La confirmación del equipo de gobierno ratificó esta continuidad. La derrota frente al campo en 2008 y el fracaso electoral en 2009 dejaron al gobierno de Cristina Kirchner debilitado políticamente. Si bien es cierto que desde fines del año pasado la aprobación de su gestión fue mejorando, pasando su aprobación de una cuarta a una tercera parte de la opinión pública (recuperación en gran medida impulsada por la mejora en la economía), también lo es que si se hubiera votado el 26 de octubre, ella o su marido hubieran perdido en la segunda vuelta. La muerte de Kirchner favoreció la imagen de su esposa. Solo el velorio hizo que Cristina pasara de un tercio de los votos a algo menos de la mitad y si se votaba un mes después, el 1 de noviembre, ella ganaba en la primera vuelta. Se benefició así del llamado efecto luto, que en el campo opositor había generado la figura de Ricardo Alfonsín como principal candidato de la UCR, a partir del velorio de su padre.  

Al mismo tiempo que cumple tres años en la Presidencia, Cristina está cumpliendo un mes y medio sin Kirchner. Durante estas seis semanas no perdió la mejora en la imagen y la intención de voto generada por el efecto luto. Fue mostrando un perfil propio, diferente al que tenía en vida de su marido, en cuatro aspectos: las relaciones exteriores, donde asumió una posición más conciliadora, como se puso en evidencia en la  Cumbre Iberoamericana de Mar del Plata cuando eludió confrontar con los EEUU, pese a las criticas en los cables de la embajada de Washington en Buenos Aires filtrados por wikileaks; con el empresariado, al asumir un lenguaje más conciliador; en la política económica, al aceptar cierto grado de relación con el FMI, algo impensable en vida de Kirchner y por último el en el campo sindical, al mantener una posición algo más distante respecto a Hugo Moyano. Al mismo tiempo, mantuvo la misma coalición política, integrada por el peronismo representado por gobernadores e intendentes, el sindicalismo liderado por la CGT oficialista y la izquierda kirchnerista no peronista, integrada por movimientos sociales y organizaciones de derechos humanos. No hubo cambios en esta política, como lo evidenciaron los actos realizados el 10 y el 12 de diciembre; tampoco en la posición garantista en materia de seguridad pública; mantuvo una relación conflictiva con el  Congreso, el gasto fuera del control presupuestario y una relación distante con la oposición. Su candidatura para 2011 fue planteada por el kirchnerismo sin que ella hiciera nada para impedirlo o demorarlo. El conflicto con los medios privados se mantuvo, al igual que una política económica que da prioridad al crecimiento sobre la inflación.  

La seguridad pública se ha transformado en la primera crisis política que Cristina ha tenido que enfrentar sin Kirchner. El kirchnerismo había asumido durante siete años y medio en el poder, que un muerto en una protesta social podía transformarse en una crisis política ingobernable. Una semana antes de morir el ex Presidente, la muerte de un militante del PO (Ferreyra) por parte de barras bravas que respondían al sindicato ferroviario, alineado con el oficialismo, había abierto esta crisis; a los pocos días de iniciar Cristina su gobierno sin Kirchner, en Formosa dos aborígenes y un policía mueren en un enfrenamiento en el marco de una protesta social y ahora es la muerte de tres -o cuatro- okupas del Parque Indoamericano, en enfrentamientos que tienen primero con las policía (Federal y Metropolitana) y luego con vecinos, el hecho que escala esta crisis. La ocupación de este espacio público se inicia liderada por un puntero kirchnerista (Salvatierra), quien ha estado preso por delitos comunes. La reacción inicial del oficialismo es responsabilizar al Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por la represión, pero al percibir el gobierno nacional que la opinión pública coincide más con su discurso, aunque critique a los inmigrantes, cambia de política y dispone que las fuerzas de seguridad nacionales (Gendarmería, Prefectura y Policía Federal) intervengan para evitar nuevos enfrentamientos y congelen la situación, mientras se intenta negociar con los ocupantes. Macri -quien tuvo el apoyo de las entidades más importantes de paraguayos y bolivianos radicados en el país- se ha visto favorecido al aparecer como el opositor más relevante del kirchnerismo, en momentos que el PJ disidente está replegado, la UCR dividida y el Acuerdo Cívico y Social en crisis, como lo muestra el lanzamiento de la candidatura de Carrió. La extensión de las ocupaciones a otros lugares de la Capital y el Gran Buenos Aires, muestran que el problema está escalando, mientras que el Ejecutivo desobedece órdenes judiciales de desalojo.  

La crisis de seguridad pública ha precipitado el primer cambio en el gabinete de Cristina sin Kirchner. La creación del Ministerio de Seguridad, del cual dependerán las tres fuerzas de seguridad mencionadas más la policía aeronáutica, y la designación para el cargo de Nilda Garré, implica que se profundiza la política garantista en materia de seguridad pública y que pierde terreno el peronismo tradicional y lo gana la izquierda kirchnerista. La situación tanto del Jefe de Gabinete (Aníbal Fernández) como la del ministro de Justicia y Derechos Humanos (Julio Alak), de quien dependían hasta ahora las fuerzas de seguridad nacionales, se ha tornado incierta. Garré ha sido designada para llevar a cabo en estas fuerzas el mismo tipo de política realizada en los últimos años con las Fuerzas Armadas, tendiente a imponerles un alineamiento con la política de derechos humanos del gobierno nacional.

http://www.nuevamayoria.com/index.php?option=com_content&task=view&id=2743&Itemid=39

Coyuntura a diciembre de 2010

La Bolsa Argentina es una de las de mayor rendimiento anual en todo el mundo, mostrando el Merval una suba del 46% en lo que va de este año.

Esto se debe principalmente a que, ante los problemas de deuda en Europa y la ralentización de la economía norteamericana, los inversores se vieron atraídos por acciones de países emergentes con rendimientos muy atractivos en sus activos financieros.

El mercado argentino, además, se vio beneficiado por el ingreso de capitales externos.

El nivel de actividad ya superó los máximos de la pre-crisis Lehman del 2008.

Vemos que en el 2010:

1. Argentina sólo acompañó al muy buen desempeño del resto de la región.

2. Los términos de intercambio extraordinarios del comercio exterior suponen un ‘huracán’ extenso a nuestro favor, no es un viento a favor, es más. Por ejemplo, nunca se pudieron comprar tantas computadoras con una tonelada de soja.

3. La inflación anual, bien medida, es del 26% y sigue en ascenso.   En Buenos Aires City ( http://www.bsas-city.com.ar/ ), de la ex-directora del Indec se hacen índices fiables.

4. Solamente dos países en el mundo tienen una inflación superior al 20%: Argentina y Venezuela, ambos hoy socios políticos y comerciales.

Tenemos tres fases en el proceso inflacionario en curso:

1. Gestación: es por el recalentamiento de la economía al crecer desde 2002 a tasas chinas sin ser China.

2. Moderación: es la cortesía de la recesión desde 2008, aunque se mantuvo en dos dígitos por la instalación de la inflación inercial. Inflación inercial es cuando ésta es persistente en el tiempo.

3. Rebote: lo tenemos hoy; es el conjunto de la inflación inercial más un ingrediente microeconómico (como la variación de precios de la carne) y más un ingrediente macroeconómico (como es la demanda sostenida).

A todo ello, se implementó un plan de estabilización ‘sui generis’:

- La adopción del tipo de cambio como ancla nominal, desde febrero de 2010, y en paralelo,

- El Banco Central se convirtió en el principal financista del fisco.

Así, el Banco Central restaura una conducta funesta, similar a la que sufrimos en las décadas del 70 y 80. Ya bajo la conducción de Martín Redrado, la política monetaria fue expansiva, que explica el recalentamiento habido.  Marcó del Pont continuó con la misma política y agregaría, además, emisión espuria y más cesión de reservas para financiar al fisco.

Resumiendo, crece la oferta monetaria aceleradamente y se degrada el balance del Banco Central. Faltan billetes porque no se quiere imprimir uno de $ 500 para que así "la población no se dé cuenta que hay más inflación". El Central resolvió un asueto repentino por la falta de billetes en bancos públicos.

Existen varias inconsistencias:

La conjunción de un ‘dólar quieto’ más una ‘inflación elevada’ agudizará la apreciación real del Peso Argentino. 

Este es un dato crítico para los próximos meses; el ancla cambiaria evitará la espiralización de la inflación.

Y en relación al debate sobre cuál es hoy el tipo de cambio real del dólar, deflacionado en relación al del 2001, se pueden definir dos opciones:

No hay evidencias contundentes de que estemos en un atraso cambiario. El peso argentino se devaluó algo más que el dólar mientras que la mayoría de las monedas se revalorizaron.

Asimismo, el superávit de la cuenta corriente es menor de lo que parece.

Al eliminar el dólar caro y el riesgo político estamos entonces en un incremento sostenido de la fuga de capitales.

En el 2011 habrá una mayor fuga de capitales cuando se exteriorice que el dólar no está caro. El Banco Central será el único que cubra la demanda, ya los tiene.

Argentina tiene una vocación histórica para la fuga de capitales.

No habrá la tranquilidad financiera del 2010, habrá turbulencias; acaecerá una desaceleración de la economía, y posiblemente tendremos estancamiento a fines de 2011.

Proyecciones de datos clave

                        Fin de 2010       fin de 2011

Dólar                $ 4,05               $ 4,30 (octubre 2011)

Inflación            + 26%              + 26%

P. B. I.              + 7,5%              + 5%

El anclaje con el dólar durará sin duda hasta las elecciones de octubre de 2011. 

El dólar será cada vez más barato en el futuro.

En relación al real, no se cree probable una fuerte devaluación.

41.000 millones de dólares son las reservas del BCRA, considerando la cifra como corresponde, deduciendo los 10.000 millones de dólares de encajes bancarios por los depósitos en dólares.

 

Situación política argentina - Perspectivas para 2011:

Un menor crecimiento del PBI, una mayor inflación y pocos cambios en la política económica mientras se mantengan las chances de reelección de la presidenta Cristina Kirchner parecen ser las características que tendrá la economía nacional en 2011.

Lo mejor

Viento de cola, otra vez

* Se espera un repunte de la economía local, potenciada por la recuperación del escenario global. Creemos que la crisis del Euro, Grecia, Irlanda, Portugal y algún otro país tendrán solución. Cualquiera de ellos sigue teniendo hoy menos riesgo político que la Argentina,

Un mayor equilibrio político

* Pese a su fragmentación, la oposición pondrá límites al Gobierno, en un clima político más equilibrado.

Más soja, y a mejor precio

* La soja será la estrella del nuevo año. Se estima en hasta 55 millones de toneladas.

Los futuros de la soja en Chicago marcaron un nuevo máximo y se posicionaron en u$s 500 la tonelada, de la manos de una renovada demanda de China y la preocupación por si el clima seco y caluroso en la zona productora argentina y brasileña haga disminuir la próxima cosecha.
Se redujo la estimación del área sembrada con soja en Argentina en la presente campaña a 18,5 millones de hectáreas, contra las 19 millones que se habían implantado en el ciclo previo.

Democracia de partidos

* El fortalecimiento de la UCR como opción podría anticipar una recomposición del sistema de partidos.

Clientes externos recuperados

* Brasil y Chile, dos de los principales clientes de la Argentina, liderarán la recuperación económica regional.

Lo peor:

Clima social recalentado

* La inflación final de 2010 será de casi el 30% e irá acompañada por una mayor presión distributiva. Marchas y contramarchas en decisiones presidenciales.

Crispación que crispa

* Ante su pérdida de respaldo popular, el Gobierno se volvió más agresivo y agudizó el clima de crispación.

Desempleo sin cambios

* No se estima que el empleo mejore lo suficiente como para mejorar la calidad de vida de los argentinos.

Una bolsa de opositores sin lider común

* A medida que avance el año es esperable una creciente tensión entre los presidenciables de la oposición, que si no acuerdan permitirían continuar con el actual gobierno.

Escándalos por aquí y por allá

* Es probable que continúen ventilándose más escándalos de corrupción y que recrudezca aun más la batalla contra los medios.

Situación económica internacional:

La inflación en general por ahora debería permanecer en un segundo plano, más allá de la recuperación económica, dada la capacidad ociosa existente y el crecimiento del desempleo.

Se viene una década de mayores regulaciones, despalancamiento, bajas tasas de crecimiento y de menores oportunidades de convalidar múltiplos de precios de acciones, que ya se acercan a valores promedios históricos.

Los economistas coinciden en que el mundo atraviesa una debacle económica más profunda que la que se registró en 1930, y que la Argentina está igual que en el 2001.

Alemania determinará la prosperidad futura de la zona del euro. Es el poder central de Europa, desde el punto de vista geográfico, político y económico. Su propuesta es más disciplina fiscal, junto con financiamiento de emergencia limitado, a altas tasas de interés, con los países deficitarios obligados a hacer un ajuste.

La misión de la Cámara de Inversores en el ciclo económico actual:

Buscamos un marco legal más fuerte acerca del gobierno corporativo de las empresas cotizantes.

Buscamos mejorar la legislación aplicable actualmente, el Decreto 677/2001, y su reglamentación.

Buscamos que los inversores se sientan más protegidos, para así incrementar su número y participación.

Buscamos que el mercado accionario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires aumente su profundidad, su volumen y liquidez.

Hoy la situación no es de alegría de ningún inversor porque:

1. Al haber poca profundidad existe un mayor riesgo ante una eventual pérdida de valor de las acciones cotizadas.

2. El volumen bajo de operaciones indica que son pocos los compradores y vendedores que participan en el mercado.

Otro impedimento del bajo volumen operado es el bajo floating existente, que podría mejorarse con algún incentivo oficial al mercado de capitales, tal cual hubo en épocas pasadas y hoy existe en otros países.

3. La baja liquidez indica que las órdenes dadas por operadores importantes pueden hacer cambiar los precios en forma inesperada e intensamente.

Creemos que hemos tocando un piso, y que continuará mejorando el mercado accionario  a corto plazo.

Esperamos que pronto se modifiquen las políticas oficiales actuales de desincentivos a la inversión privada en valores privados. No recordamos un gobierno que haya atacado tanto a la actividad privada.

Es muy improbable que pueda llegarse nuevos pisos en los precios, sólo queda el camino hacia la mejoría, pero para ello hace falta cambios en las expectativas de la población.

La Argentina actualmente opera apenas el 1% del valor negociado en las Bolsas Latinoamericanas: es superado ampliamente por Brasil, México, Chile y Perú, en ese orden. ¡Debemos recuperar lo perdido!

Solicitamos reflexionar sobre la desidia de los inversores minoritarios: ¡No tenemos una cultura generalizada de concurrir a las asambleas de las sociedades en cuyos papeles invertimos! Para que defiendan sus intereses, es necesario que los propios accionistas concurran y ejerzan sus derechos.

Solicitamos la colaboración de los asociados a la Cámara, como así también la de todos los inversores de la Bolsa, para profundizar y debatir los conceptos antes enunciados.

Luciano Boschi

Diez simples premisas, olvidadas últimamente:

1.   Usted no puede crear prosperidad desalentando la iniciativa propia.

2.   Usted no puede fortalecer al débil, debilitando al fuerte.

3.   Usted no puede ayudar a los pequeños, aplastando a los grandes.

4.   Usted no puede ayudar al pobre, destruyendo al rico.

5.   Usted no puede elevar al asalariado, presionando a quien paga el salario.

6.   Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana.

7.   Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad, admitiendo e incitando el odio de clases.

8.   Usted no puede garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado.

9.   Usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su independencia (libertad) e iniciativa.

10. Usted no puede ayudar a los hombres realizando por ellos permanentemente lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos.

Ante cualquier error u omisión, favor de dirigirse a Luciano Boschi, responsable de esta página.

Volver a página principal      Volver a Documentos y notas